Conoce en que consiste la ITE Inspección técnica de edificios

Los edificios a examen, conoce la Inspección Técnica del Edificio (ITE)

El ITE es el control técnico obligatorio para constatar el estado de conservación del inmueble y prevenir daños materiales o riesgos físicos.

La inspección de edificios e infraestructuras industriales, comerciales y residenciales, utilizando la tecnología más avanzada en ensayos no destructivos, seguimiento y ensayos de laboratorio de materiales, hacen de las empresas especializadas una necesidad fijada por ley y conocida como ITE Inspección Técnica de Edificios.

Todos los edificios, sin excepción, presentan patologías durante su vida útil, que afectan su uso, reducen su valor de mercado y, muchas veces, comprometen las condiciones de seguridad de su uso.

Las principales causas de aparición de patologías en la construcción son: errores de diseño o construcción, degradación normal de los sistemas y materiales constructivos, falta de mantenimiento adecuado y mal uso de la edificación. Uno de los problemas recurrentes en la edificación es la presencia de humedad en los materiales de construcción. La permeabilidad a la humedad se produce por una mala ejecución o degradación de los sistemas de impermeabilización.

La penetración de la humedad es un proceso exponencial, su presencia genera la disolución de las sales presentes en los materiales de construcción, que en el proceso de secado cristalizan aumentando de volumen y rompiendo los morteros. Esta descomposición a su vez aumenta la permeabilidad a la humedad.

En construcciones que incluyen estructuras de hormigón armado, este proceso va acompañado de la corrosión de las armaduras con la consiguiente reducción del módulo de elasticidad del acero y, finalmente, el colapso de los sistemas estructurales.

Los errores de diseño o ejecución y el deterioro con el tiempo pueden hacer que un sistema estructural no sea adecuado para la función para la que fue diseñado.
Por otro lado, los cambios de uso o la rehabilitación de edificios requieren una correcta evaluación de su comportamiento estructural.

De esta forma, se justifica un análisis estructural que aporte los elementos necesarios para esta intervención, a saber:
01. Clase de resistencia del hormigón;
02. Grado de carbonatación del hormigón;
03. Ensayo de cloruro;
04. Espesor de la cubierta de hormigón;
05. Tipo y grado de acero utilizado;
06. Espesor, número y espaciamiento de las barras de acero;
07. Deformaciones estructurales;
08. Geometría de elementos estructurales;
09. Grado de corrosión de los elementos metálicos;
10. Levantamiento del sistema estructural a nivel geométrico y funcional.

El grado de incertidumbre en relación con los elementos estructurales determinará el nivel de detalle y ensayos a realizar en una inspección. Los códigos y estándares de construcción, las pruebas destructivas y no destructivas son solo la base para una caracterización detallada, crítica y precisa de las estructuras, ejecutada por un equipo experimentado de ingenieros de inspección y diseño.

La inspección de la red eléctrica tiene como objetivo garantizar su normal funcionamiento, el cumplimiento legal y la minimización de los riesgos de incendio.

Esta inspección se basa en una inspección visual y pruebas con medición instrumental.
De esta forma, se verificarán los siguientes puntos:
01. Identificación de conductores de fase, neutro y de protección;
02. Selección de conductores de acuerdo con las corrientes admisibles, considerando caídas de tensión;
03. Selección y regulación de dispositivos de protección y seguridad;
04. Selección de equipos y medidas de protección adecuadas, según influencias externas;
05. Conexiones entre conductores;
06. Medidas de protección contra descargas eléctricas;
07. Cumplimiento legal general.

Las pruebas y ensayos a realizar tienen por objeto comprobar la eficacia de la instalación eléctrica y su correcto funcionamiento.
Por tanto, la inspección de la red eléctrica comprende las siguientes pruebas:
01. Continuidad de los conductores de protección y conexiones equipotenciales principales y complementarias;
02. Resistencia de aislamiento de la instalación eléctrica;
03. Separación de circuitos;
04. Resistencia de aislamiento de los elementos de construcción;
05. Corte automático de energía;
06. Prueba de polaridad;
07. Pruebas funcionales.

Esta inspección tiene como objetivo verificar el cumplimiento legal, garantizar su normal funcionamiento y minimizar el riesgo de incendio, explosión o inhalación de tóxicos.

Los elementos a comprobar en una inspección periódica de la red de gas son los siguientes:
01. Estado general de conservación de ductos y equipos y cumplimiento de los reglamentos y normas técnicas aplicables;
02. Funcionamiento correcto de los dispositivos de corte;
03. Comprobar si hay fugas;
04. Verificación del correcto funcionamiento de la evacuación de humos.

La inspección consistirá en:
01. Verificación visual;
02. Pruebas de carga;
03. Medición ambiental de la posible presencia de gases combustibles;
04. Verificación del correcto funcionamiento del equipo de quemado;
05. Medición de Monóxido de Carbono.

La inspección de estas redes tiene como objetivo fundamental la verificación de su estanqueidad, su correcto funcionamiento y la verificación del cumplimiento normativo y reglamentario.

El deterioro de estas redes provoca el deterioro general de los materiales de construcción, la insalubridad del espacio habitable y la disminución de las condiciones de confort y seguridad.

La verificación de fugas está respaldada por verificación visual (directamente o con la ayuda de videoscopios), pruebas de carga (red de agua), termografía infrarroja y medición acústica.

Las tuberías de acero galvanizado, que todavía existen en un gran número de edificios, se someten a un ensayo adicional para comprobar los niveles de corrosión de las tuberías.

Deja una respuesta